Querida dama

Querida dama:

¿Por qué me haces esto?  Desapareces cuando te viene en gana y luego, apareces sin avisar y lo haces,  escondida tras las rendijas de mi ventana. Eres como el azúcar, disuelta en un mar de dudas, pensamientos innecesarios y demás tonterías, movida por los vientos de la tristeza, ¿No podrías quedarte conmigo para siempre?

Te busco pero no te encuentro, Te vas, con tu traje blanco y con tu melena al viento.  Pero yo, con una mirada amenazante y certera te digo: “No pararé hasta dar contigo, maldita felicidad”

 

Firmado: Tu desamparada amiga.   

 

Morayma_Nazarí

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Tamberlick (miércoles, 05 enero 2011 03:55)

    Que la Dama Esquiva se rinda al fin ante ti, y ante tod@s nosotr@s.